Desnutrición

Como se puede ver en el siguiente cuadro, el 7,7% de los niños menores de 5 años en el departamento de Apurímac se enfrentan con falta de peso, de los cuales el 0,9% muy inferior al normal. Incluso con una forma leve del riesgo de bajo peso aumento la mortalidad.

El 56,7% de los recién nacidos en este departamento sufre de enanismo. Es decir, más de la mitad de los niños. Enanismo aumenta el riesgo de enfermedad y mortalidad y es el resultado de una dieta pobre a largo plazo. Así el enanismo está asociado con retraso en el desarrollo mental, bajo rendimiento escolar y un retraso intelectual general. Enanismo también mantiene un círculo vicioso en el puesto: una pequeña mujer tiene un riesgo mayor de tener un bebé con bajo peso al nacer, lo que a su vez resulta con una menor estatura en la edad adulta.

Falta de peso Enanismo
Perú 5% 36%
Departemento Apurimac 7,7% 56,7%
Lima 1,3% 13,8%

Fuente: WHO Global Database on Child Growth and Malnutrition, Septiembre 2010

Las Naciones Unidas regularmente proporcionan informes en los que se discuten el progreso de los ODM (Objetivos de Desarrollo del Milenio). Una de los objetivos es la erradicación de la pobreza extrema y el hambre. El 2010, la tasa de mortalidad de niños menores de 5 años por cada 1.000 nacidos vivos fue de 23%. Cuando nos fijamos en las causas de muerte en niños menores de 5 años, vemos que cuatro de las causas de muerte se podrían evitar con la ayuda de la medicación y el tratamiento adecuado. Se tratan de la neumonía, la diarrea, la malaria y el SIDA. Un buen estado nutricional también es importante. La desnutrición parece ser el factor subyacente en más de un tercio de las causas de muerte.

Además de la mala alimentación, la desnutrición también puede ser causada por parásitos que viven en los intestinos. Estos parásitos entran al cuerpo debido a la falta de higiene y a la existencia de agua potable contaminada. No se sabe cuántos niños tienen parásitos pero por experiencia podemos decir que el número es enorme. Los niños del proyecto de Urpi Sonqocha, donde hicimos el trabajo voluntario, casi todos tenían parásitos. La intervención médica en estos niños no tuvo efecto porque el parásito ya se ha vuelto resistente a los medicamentos que se les dio anteriormente. Debido a que el agua en el Perú no es potable y que el cambio se retrasará, la única manera de combatir los parásitos es iniciando acciones para prevenir a las familias, enseñandolas a vivir más higiénicamente. (Naciones Unidas, 2010)

 

%d bloggers like this: